Superactive su Cerebro


Superactive su Cerebro


Logre una mayor concentración y tome decisiones inteligentes.

Usted conoce esa sensación, ese raro estado en que tiene la impresión de que nada le puede salir mal. Tal vez esté jugando tenis y en cada golpe de raqueta pone la pelota justo donde quiere. O quizá encuentre la solución de aquel complicado problema laboral tan fácilmente que no entiende por qué antes parecía insuperable.

Para la mayoría de nosotros, estos momentos de lucidez y alto rendimiento no son nada comunes. ¿Por qué unas veces trabajamos a todo vapor y otras ni siquiera carburamos?

La respuesta puede ser ésta: uno está en el mejor momento cuando aparta la mente del problema.

Veamos el caso de Tom Amberry. La mayoría de jugadores de basquetbol se paran frente a la línea de tiro libre pensando sólo en encestar. No así Amberry. Cada mañana, este podólogo jubilado, de 80 años, practica tiros libres en un gimnasio cerca de su casa en Seal Beach, California, y a menudo encesta 500 seguidos. Pero en vez de preocuparse de que el balón pase a través del aro, se concentra en otras cosas. Revisa que sus hombros y pies estén alineados correctamente. Luego, sin dejar de ver la válvula negra del balón, lo bota tres veces.

Se cerciora de que sus dedos queden en la misma posición sobre el balón antes de cada lanzamiento. Por último, ve hacia el aro y tira. Hay días en los que sencillamente no falla. El 15 de noviembre de 1993 encestó dos mil 750 tiros libres consecutivos.  Amberry enseña a basquetbolistas profesionales a lanzar tiros libres y hasta hizo un libro y un video sobre el tema. La clave, dice, consiste en concentrarse en una rutina física, lo cual ayuda a uno a olvidarse de ideas negativas, como fallar el tiro. “No hay que tener pensamientos extraños cuando se realiza un tiro libre”, agrega.

Pero los poderes de cambiar la concentración para eliminar el ruido y la estática del pensamiento cotidiano, según un libro reciente del doctor Herbert Benson, van más allá de la cancha de basquetbol. A Benson quizá se le conoce más por su éxito editorial de 1975 (“La respuesta de relajación”), que enseñaba que la práctica de una sencilla forma de meditación puede disminuir la presión arterial y reducir o aliviar los síntomas de muchos otros males.

Ahora Benson aplica la respuesta de relajación para ayudar a la gente a lograr su máximo rendimiento de varias formas, desde generar ideas creativas hasta alcanzar la iluminación espiritual. En su nuevo libro, (“El principio de la evasión”), cuyo coautor es el doctor William Proctor, Benson describe una técnica sencilla que, afirma, altera la química del cerebro y produce ese estado evasivo que a veces se conoce como “la zona”. En éste, las ideas fluyen en abundancia y surgen del subconsciente las respuestas a preguntas difíciles. La clave está en dar un respiro a la atribulada mente.

“El pensamiento cotidiano de verdad levanta una muralla”, dice Benson, de 68 años, sentado en su oficina del Instituto Médico dela Mentey el Cuerpo en Boston, que fundó en 1988. ¿Qué le molesta? ¿El trabajo? ¿El nuevo novio de su hija con sus tatuajes y perforaciones? Obsesionarse con las preocupaciones produce estrés, ofusca la razón e impide actuar, señala Benson. Insiste en que apartarse de los problemas crea cambios en el sistema nervioso central que llevan a la calma y la claridad. “Luego de debatirse con sus preocupaciones”, continúa, “es mejor detenerse y a menudo logrará pensar con lucidez”.

Por supuesto, hay quienes parecen saber intuitivamente que la mejor manera de afrontar un problema es alejándose de él. La artista y diseñadora gráfica Lisa Gizara, de 43 años, se devanaba los sesos buscando una idea fresca de publicidad para un cliente suyo, un fabricante de computadoras. Así que sacó a pasear a su terrier, Elsie Mae, a la playa cerca de su casa en Ventura, California. Cuando pisó la arena, de pronto se le ocurrió una frase:

 “Conéctese”. Y más adelante vio una imagen: La creación de Adán, de Miguel Ángel, que muestra el detalle en que los dedos de Dios y de Adán casi se tocan… es decir, se conectan. “Sentí como si me hubieran enviado la solución desde el cielo”, recuerda Gizara.

Benson sostiene que ese estado de “yo puedo resolverlo” que tanto anhelamos es obra de la química cerebral, no de la casualidad.

 Cree que cuando “se rompeel cauce del pensamiento cotidiano” el cuerpo aumenta la producción del gas llamado óxido nítrico (no confundir con el óxido nitroso o gas hilarante). Antes, los científicos pensaban que el óxido nítrico era sólo una toxina. Forma parte del humo del cigarro, por ejemplo. Pero a fines de los 80 los investigadores descubrieron que el cuerpo humano produce este gas y que interviene en varios procesos fisiológicos, como el control de la presión arterial.

Benson dice que la evidencia científica sugiere que al liberarse en el cerebro óxido nítrico ocurren “destellos de lucidez”. Agrega que, además de contrarrestar los efectos de las potencialmente dañinas hormonas del estrés (que se liberan cuando hay ansiedad), el óxido nítrico aumenta la producción de neurotransmisores, como la dopamina y las endorfinas, que favorecen la sensación de bienestar. Benson piensa que podemos propiciar las experiencias culminantes que llama “evasiones” si aprendemos a provocar la liberación de óxido nítrico.

Otros científicos no están convencidos. “Aunque el óxido nítrico se ponga en primer plano y se diga que contrarresta el estrés, y que es más importante que muchas otras moléculas cuya intervención sí se ha comprobado, yo lo tomaría con reservas”, opina el neurobiólogo Grigori Enikolopov, del Laboratorio de Cold Spring Harbor, institución independiente de investigación y educación de Nueva York. Benson admite que es un reto demostrar sus teorías, en parte porque medir los niveles de óxido nítrico en los humanos es “endemoniadamente difícil”.

Sin embargo, está acostumbrado al escepticismo en torno a su trabajo. Cardiólogo egresado dela Facultadde Medicina dela Universidad Harvard, en los 60 Bensoncomenzó a estudiar cómo el estrés afecta el bienestar físico –tema considerado revolucionario en ese entonces–. Muchos colegas le dijeron que estaba perdiendo el tiempo y que arruinaría su carrera.

Benson siguió adelante y se convirtió en pionero del ahora floreciente campo de la medicina holística, que explora cómo nuestros pensamientos y sentimientos contribuyen a enfermarnos. El doctor Larry Dossey, autor de (“Palabras que curan”), opina que la investigación de Benson propició el estudio serio de la medicina holística.

En The Relaxation Response, Benson ayudó a los pacientes a bajar la presión arterial, controlar el dolor y acelerar la cura mediante una forma básica de meditación diseñada para tranquilizar la mente e inhibir la reacción del cuerpo de luchar o claudicar: siéntase cómodamente,respire por la nariz y en cada exhalación diga para sí la palabra “uno”.

Si lo asaltan otros pensamientos, apártelos suavemente y concéntrese en su objetivo.

A través de los años, Benson descubrió que hay más de una forma de alcanzar la serenidad y que el proceso puede tener otras aplicaciones además de la clínica. “Especialistas en otras disciplinas, como la teología, los negocios y el atletismo, decían: llevamos a cabo algo semejante a la respuesta de relajación para interrumpir el cauce del pensamiento cotidiano y obtener mejores resultados”.

Benson cree que darse tiempo para provocar una respuesta de relajación, a través de la meditación u otro medio que calme la mente, elimina la estática intelectual o la carga emocional que obstruyen el pensamiento creativo e impiden ver soluciones obvias.

El caso de Charlene Abrams, de 43 años, que pasó todas sus noches libres del verano de 1994 en el frente de su casa en San Luis, Missouri, hilando lana. Se sentaba al aire libre durante horas, pisando el pedal de una rueca y guiando la fibra con amplios movimientos del brazo. Oyendo el canto de las cigarras y el murmullo del viento en las hojas, repitió los movimientos hasta que su cerebro y su cuerpo los hacían automáticamente. “Es una actividad muy relajante. Casi se alcanza un estado de elevación mental”, dice Abrams. “Cuando me siento a hilar, mi mente vaga”.

Tras meses de hilar, dio con la respuesta a un problema: debía separarse de su esposo. Su matrimonio se había deteriorado durante años, pero ella se sentía incapaz de actuar porque se preocupada en exceso cada vez que pensaba en su situación. Pero de algún modo, cuando dejó de pensar en ello y se concentró en hilar, la respuesta le llegó al fin. Hilar, dice, “fue como aislarme, y casi desaparecieron mis temores”. Esa sensación de perspectiva le dejó ver con objetividad que no había esperanza para su matrimonio. En agosto de ese año pidió el divorcio.

Benson afirma que dedicarse a cualquier actividad que obligue a dejar de pensar en los problemas puede generar pensamientos audaces, ideas brillantes y un mejor rendimiento. Si no le gusta meditar o hilar, intente rezar. Escuche música que lo absorba. Siéntese en un espacio arquitectónico tranquilo. Camine por el bosque. Cene en un restaurante tranquilo, solo o acompañado. Hasta cosas como barrer las hojas del jardín o doblar la ropa limpia pueden propiciar la evasión.

A Benson le gusta oír historias como la de Abrams, pues confirman su creencia de que todos poseemos la sabiduría interna según la cual “evadirse” no sólo puede sanar nuestros cuerpos, sino libera nuestras mentes y les permite concentrarse en lo que realmente importa.

“No creo haber descubierto algo original”, añade Benson. “Lo que hice con mis colegas fue dar una base científica para las cualidades humanas inherentes que hemos poseído durante miles de años”. Es posible que Benson haya dado sustento científico a una experiencia humana. Pero resulta difícil rebatir que en ocasiones la mejor manera de aferrarse a la vida es dejándose llevar por ella.

El objetivo de la metodología del coaching gestalt es apoyar a las personas a conseguir la felicidad y tiene dos grandes objetivos:
a)    a corto plazo ganar un grado de consciencia de uno mismo que permita valorar los factores o elementos necesarios para ser feliz
b)    y a largo plazo los cambios necesarios para conseguir alcanzar esos factores y que deben estar en armonía con el “yo real personal”.
Siempre contando con el web de www.coachinggestalt.wordpress.com/y con los distintos Coachs  certificados o psicólogos que apoyen virtualmente o de forma personal.

http://www.facebook.com/pages/Coaching-Gestalt/145322028918290?ref=ts&sk=wall

Página oficialCOACHING GESTALT del facebook donde encontraras importante información. Me gusta

Anuncios

Acerca de coaching para emprendedores

Coaching;¨Psicoterapeuta Gestalt;Consultor en Marketing de Redes Sociales.

Publicado el febrero 5, 2012 en Uncategorized y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: