“Resumen de conceptos importantes de la Gestalt”


 

Gestalt se define como un arte de contacto:

La atención plena es decir, la bienvenida a su riqueza y sus sombras, sus diferencias.

Estar en todo momento en pleno contacto con el entorno y con los demás, para establecer una relación real, significativa, por lo que todo el mundo vio actualmente.

Definición

Gestalt significa forma, estructura, configuración: una figura que se organiza sobre un fondo.  En el campo entorno de la organización en la que escribo esto, estoy viendo es la figura y el fondo existe en mi equipo, mi oficina, escuchar música, las obras que he consultado, los futuros lectores  de este texto etc.  En el Coaching, estoy presente con mi cliente y con todo su “fondo”, su contexto, que  destaca la figura de, por ejemplo, lo que me dice en este momento.

El objetivo del Coaching Gestalt es facilitar a la persona, la adaptación creativa de la relación de su cuerpo en totalidad, con el medio ambiente.

 La Gestalt es un enfoque terapéutico que tiene su origen en la obra de Fritz Perls (1893-1970). Es una terapia perteneciente a la Psicología Humanista (o Tercera Fuerza), la cual se caracteriza por no estar hecha exclusivamente para tratar “enfermos”, sino también para desarrollar el potencial humano. Se encuentra así entre los enfoques que nacieron como alternativa al psicoanálisis y a las corrientes conductictas.

La Gestalt es una terapia integrativa y creativa. Tiene influencias del psicoanálisis, de las terapias psico-corporales de inspiración reichianas, del psicodrama, de la fenomenología, del existencialismo y de las filosofías orientales (“integracionismo asimilativo”). Tiene una teoría y unas prácticas concretas, pero éstas están en proceso de continuo cambio, creciendo intengrando conocimientos y prácticas de otras disciplinas. Esta integración es creativa, por no integrar como suma de partes sino configurando algo nuevo.

Integra las dimensiones sensorial, afectiva, intelectual, social y espiritual del ser humano: “permite una experiencia global en la cual el cuerpo puede hablarse, y la palabra encarnarse”. “La interrelación con el terapeuta no se limita al plano verbal. El paciente puede moverse, puede expresar, en el cuadro privilegiado del espacio terapéutico, su desesperanza, su rabia, su necesidad de ternura, …. puede permitirse llorar, gemir o gritar; puede dibujar, bailar, reír o cantar… Todo su ser se moviliza. Esta puesta en acción está acompañada de una verbalización emocional “en caliente”, junto a una toma de consciencia racional y compartida”. “El terapeuta no es el que sabe, sin un descubridor profesional, es una expedición conjunta” (S. Ginger, M. Albiñana).

Terapia Gestalt, que es una “terapia experiencial”, en la que se pone el acento en experimentar y darse cuenta más que de entender. Es más vivencial que intelectual. Por eso el terapeuta no interpreta sino que genera un espacio para trabajar.

Para ello utiliza diferentes técnicas además de la comunicación con la palabra, que conecten a la persona con su experiencia sensorial (“¿Qué siento físicamente y emocionalmente en este momento frente a lo que me está sucediendo?”), que conduce al darnos cuenta o a la toma de conciencia de cómo vivo aquello que me sucede y de qué manera lo paso al organismo (cuerpo, emociones y pensamientos) y finalmente a nuestras relaciones.

Perls la define como una terapia “fenomenológica, existencial y vivencial”:

Fenomenológica porque se basa en lo obvio, en lo que nos informan nuestros sentidos: vista, oído, olfato, gusto y tacto en el “aquí y ahora” de cada situación.

Existencial porque una vez que la hemos conocido y asimilado ya sea como paciente o como terapeuta, se convierte en una brújula que nos orienta en la vida, especialmente en los momentos difíciles y conflictivos.

Y vivencial porque no basa el cambio en el razonamiento y el análisis de las situaciones. Solamente es, a través de la experiencia, siendo seres plenamente holísticos, cómo podemos ensayar, hacer elecciones y rechazos, descubrir y satisfacer nuestras necesidades.

La Gestalt nos recuerda que no somos mente, emociones y cuerpo, sino que somos una totalidad en donde estos tres elementos no los podemos separar pues forman parte de un todo que es más que la suma de sus partes. Y los tres, y no solamente uno o dos de ellos conforman nuestra experiencia.

La Gestalt facilita el florecimiento del ser humano:

Antepone la espontaneidad al control; la vivencia, a la evitación de lo molesto y doloroso; el sentir, a la racionalización; la comprensión global de los procesos, a la dicotomía de los aparentes opuestos.

Se ocupa del “aquí y ahora”, considera más relevante que las personas exploren “cómo” experimentan un problema en el presente, a que busquen sus causas en el pasado.

Para eso es necesario estar en “contacto” con lo que sucede, desarrollando y abriendo la percepción de las sensaciones corporales y los sentimientos. Rehabilita la expresión de la emoción y del cuerpo.

Favorece que se produzca un “darse cuenta”, que es una comprensión profunda y no solo intelectual de la experiencia.

Permite que asuntos inconclusos del pasado se actualicen en el aquí y ahora y puedan cerrarse.

Favorece el surgimiento de una actitud de “aceptación” de lo que es y de lo que soy.

Promueve el desarrollo del “autoapoyo”( independencia), proceso por el cual las personas pueden encontrar sus propios recursos y soluciones a partir de sus darse cuenta, del desarrollo de mayor conciencia, de hacerse “responsables” y del despliegue de sus potencialidades.

Favorece un contacto auténtico con los demás, así como la creatividad en el contacto del organismo con el ambiente.

Nos ayuda a comprender los mecanismos que nos llevan a conductas repetitivas e insatisfactorias.

Nos permite experimentar cómo interrumpimos el logro de nuestras necesidades.

Nos ayuda a encontrar nuevas soluciones, a ser responsables, consientes, presentes. Es decir, a rescatar nuestro poder.

“La siento como un arte, una forma de estar presente, de estar consciente, y de contagiar al otro desde ahí. Algo de magia ocurre…”

INDICACIONES PRINCIPALES

La Gestalt se adapta a un campo de aplicación particularmente amplio: terapia individual, de pareja, etc. Se dirige a todas las edades.

Se aplica a personas llamadas “normales”, como a las llamadas “neúroticas”.

Las indicaciones más comunes, entre otras muchas, son (S. Ginger): Trabajo de duelo mal concluso, separación afectiva mal asumida; Depresión; Fatiga; Pérdida de energía; Desvalorización de sí mismo; Sentimiento de culpabilidad; Bloqueo emocional en “intelectualizaciones”; Sentimiento de vacío interior; etc.

Límites de contacto:

Gestalt se centra en la interacción entre una persona y su entorno (otras personas, el proyecto de  lugar, para resolver problemas).  Una situación no puede ser estudiada sin su contexto, el ciclo de contacto no es  un sistema cerrado sino un proceso abierto, en constante intercambio con el exterior.  En el Coaching Gestalt se  invita al cliente a tomar conciencia de lo que sucede entre él y el resto del mundo, de cómo los mundos internos

y la influencia externa, se vuelven rígidas, que herramientas usa para enfrentarse a eso.

 Resistencias

En la práctica, muchos ciclos siguen siendo incompletos, o son interrumpidos varias veces por el mismo cliente.

Ubicación (por ejemplo, las reuniones terminaron sin darse cuenta, las ideas que nunca se convierten  proyectos).  El entrenador está atento a lo largo de estos pasos e identifica las necesidades  bloqueos, paros, repeticiones, saltos.

El cliente es invitado a percibir en él, como en otros, se rompe el contacto, especialmente para a entender mejor lo que sucede en situaciones extremas y una presencia de calidad en  tiempos difíciles.

Estos bloqueos, paros, repeticiones, principales son:

– La confluencia más o menos para que coincida con otra, las tendencias dominantes: el “yo” se sustituye por el “Sí” (sin contactos en las fronteras)

– Principios de la introyección (a menudo en el pasado) que se ingiere y no se actualizan

… “Debe, tengo que …”  (Permeabilidad del contacto frontera)

– La proyección de sus propias representaciones sobre el otro;

– Retroflexión o la forma de tomar sobre sí mismo, de tragar lo que no es apropiado en no expresar  sus desacuerdos, miedos, opiniones, sentimientos

-deflexión o la evitación de medidas importantes, a menudo con explicaciones o tareas  lado del humor

– El no egoísmo o el ensimismamiento y la comunicación con los demás (la impermeabilidad la frontera de contacto)

Importante: no tenemos un juicio de valor sobre resistente.  Ellos son un mecanismo que todos podemos en el hecho de ser saludable (por ejemplo, cuando la transparencia no es posible o deseable, una retroflexión opinión es un proceso de ajuste).  “Patología”, ocurre cuando este proceso es sistemático.

linterna

Polaridad de ajuste y creativa

Este tema parece entender el concepto fundamental de “saludable” (para una persona, como para una organización), desarrollado por nuestro enfoque.  Tomemos, por ejemplo, la agresividad: si todavía estoy En este mismo orden de ideas, que he de saber “que no me dejara caminar por todo”, pero lo haré  privar a un equipo de la vida pacífica, – voy a perder las buenas relaciones, etc.  Si por el contrario todavía estoy en el registro de la bondad, voy a ser inadecuado en un entorno difícil, no sé cómo defenderme  un agresivo, un estafador, una situación de estrés, etc.

En Gestalt nos proponemos desarrollar al mismo tiempo la polaridad opuesta: lejos de congelarme en un solo lado del opuesto, que tratará de extenderme colocarme en un punto medio” el alcance de mi posible “en  la exploración de mis capacidades opuestas pero complementarias al reconciliarse.

Mediante la exploración de estos opuestos, el consultor tiene por objeto promover el flujo: este es el tema de “ajuste creativo ” lo central de la Gestalt.

La postura y la práctica del Coaching Gestalt

Aquí y ahora:

O más bien “cómo y por ahora”.  Lo que importa es cómo vivimos la situación actual.

No tenemos el poder de rehacer el pasado y sabemos lo que nos deparará el futuro.

Por contra esta contiene trazas de las emociones pasadas, a menudo de colores y esperanzas, y  los temores sobre el futuro.

La conciencia o la “conciencia”:

La vigilancia en todos los aspectos de la situación, racional y relacional, y personal contextual y emocional, se hizo eco de nosotros y de nuestro cliente.

La atención al proceso:

Al no encontrar una situación congelada, sino cómo se dice o sucede, y cómo evoluciona  los cambios en un contexto en el que se mueve.

Experimento:

Es mejor tratar.  Reducir el miedo a nuevas experiencias, tomar  riesgo, la posición de sí mismos cara a la otra.

La implicación personal y controlada:

Abandonar la neutralidad llamada “objetiva” e involucrarse con la riqueza de su personalidad,  la intuición, al informar sobre lo que tiene sentido por sí mismo en el momento.

Relación

La palanca de la Gestalt es la relación (no la transferencia o el aprendizaje del comportamiento) dialógica (el yo y el tú, el yo y el).

El resultado es la co-creación (y no la interpretación) del sentido (no la verdad)

La teoría paradójica del cambio

El cambio es a través del reconocimiento y la aceptación. Llegar a ser lo que soy, una rosa es una rosa, un elefante es un elefante.

Dale click a la imagen de nuestra próxima formación en Coaching Gestalt.

1017392_10151528445282291_1896639300_n

Bibliografía

CORNEJO, L. “Manual de Terapia Infantil Gestáltica”. Ed. Desclée De Brouwer, 1996.

NARANJO, C. “La vieja y la novísima gestalt’. Ed. Cuatro Vientos. Santiago de Chile, 1989.

OAKLANDER, V. “Ventanas a nuestros niños“ Ed. Cuatro Vientos. Chile, 1992.

PERLS, F. “Sueños y existencia“ Ed. Cuatro Vientos. Chile, 1974.

PERLS, F. “El enfoque gestáltico. Testimonios de terapia“ Ed. Cuatro Vientos. Chile, 1976..

SCHNAKE, A. “Sonia, te envío los cuadernos café“ Ed. Estaciones. Buenos Aires, 1987.

STEVENS, J. “El darse cuenta“ Ed. Cuatro Vientos. Chile, 1976.

ZINKER. J. “El proceso creativo en terapia gestalt“ Ed. Paidós. Buenos Aires, 1980

.O’CONNOR, Josehp y LAGES, Andrea. Coaching con PNL: guía práctica para obtener lo mejor de ti mismo y de los demás. Ediciones Urano, 2005.

DILTS, Robert. Coaching: Herramientas para el cambio. Urano, 2004.

Anuncios

Acerca de coaching para emprendedores

Coaching;¨Psicoterapeuta Gestalt;Consultor en Marketing de Redes Sociales.

Publicado el abril 30, 2013 en Uncategorized y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: